Usabilidad web y sus caracteristicas

A veces ocurre que vamos a realizar una compra en un sitio web en el  que nos ha gustado su servicio, nos ha gustado la página y estamos cien por cien convencidos de comprar… pero de repente el proceso se vuelve largo y tedioso, buscas un atajo pero la web no te lo pone fácil y terminas desistiendo.

A esto en nuestra agencia SEM en Madrid le llamamos usabilidad y fue Jakob Nielsen quién en el año 1995 formuló lo  que hoy día siguen siendo los diez principios que la rigen. Pero antes de contarte en qué consiste vamos a  definir mejor el concepto:

Entendemos por usabilidad el grado de facilidad que tiene un sitio web para navegar por él, es decir, si como usuario que entra por primera vez en la página web resulta sencillo encontrar toda la información que se está buscando.

La usabilidad se mide en tres factores, la eficacia (que es cuando el usuario cierra la página con la sensación de que ha conseguido lo que quería), la eficiencia (cuánto de esfuerzo ha puesto en conseguirlo) y la satisfacción (si se siente satisfecho o se ha llevado una experiencia negativa).

Entonces, para cumplir estos tres criterios ¿Qué tiene que tener mi web para considerarse usable?

Lo primero en lo que nos tendremos que fijar es que tenga un diseño “limpio” o en otras palabras que nos facilite la navegación, que sea instintiva, que el usuario sienta que tiene el poder y control sobre su navegación, que la página no tenga información redundante y que se pueda adaptar a todos los dispositivos (hoy en día se han sustituido para búsquedas los ordenadores por los móviles y las tablets).

Si no trabajamos la usabilidad de nuestra web por  muy buena que sea la agencia SEM en Madrid que hayamos contratado no nos servirá para aumentar nuestros ingresos y nuestras ventas.

Pues bien, ¿cuáles son los 10 principios básicos por los que se rige la usabilidad?

1.Visibilidad del estado del sistema. Consiste en informar siempre al usuario del proceso que está realizando y de que lo está haciendo correctamente. Se consigue a través de mensajes de confirmación,  cambiando el estado de los elementos, a través de barras de proceso…

2. Relación entre el sistema y el mundo real. Básicamente no usar tecnicismos si no es una web para profesionales, esta tiene que estar estructurada en el lenguaje que el usuario reconoce y usa a diario.

  1. Control y libertad del usuario. Si el usuario se equivoca tiene que tener una opción para deshacer lo que ha hecho sin tener que volver al principio de todo el proceso. Aquí entrarían todas las acciones de hacer y deshacer, cancelar las acciones que hayan hecho o volver al punto anterior para hacer comprobaciones…
  2. 4. Consistencia y estándares. Que la web sea consistente en colores, lenguaje, la forma enla que se navega, iconos consistentes, no utilizar más de tres tipos de fuentes, etc.
  3. Prevención de errores. Debemos evitar que el usuario caiga en error y tenga que rehacer lo hecho, ¿cómo? Hacerle ver que está a punto de cometer uno. Por ejemplo avisándole de que se ha dejado información en blanco al rellenar un formulario.
  4. Reconocer antes que recordar. Hacer a través de iconos imágenes o colores que reconozca sitios o acciones antes que obligarle a recordar el proceso.

7. Flexibilidad y eficiencia de uso.

Hacer una web igual de fácil para los usuarios expertos (a través de atajos en el teclado) y para los que no lo son tanto.

  1. Diseño estético y minimalista. No caigamos en el error de pensar que cuanta más información, fotos e iconos tenga nuestra web es mejor. Estos solamente generan “ruido” y distraen la atención del usuario.

9. Diagnóstico y corrección de errores.

Comunicar los errores de manera sencilla (Evita poner error 404 y pon “la página solicitada no se encuentra disponible”) y dar una solución efectiva y asumible por el usuario.

  1. Ayuda y documentación. Si durante el proceso necesitamos ayuda podremos incluir un chat, sección de preguntas frecuentes o un símbolo de interrogación con las preguntas frecuentes dentro.