Refranes que aplicamos a nuestra vida

Aún recuerdo mis vacaciones en Benidorm con toda la familia no hay verano en que me gustaría volver a esos tiempos en los que íbamos con mis abuelos y lo pasamos genial. Recuerdo que no necesitábamos mucho, mi madre nos enseñaba que con poco nos podíamos apañar y qué razón tenía en aquellos tiempos, por lo que nuestras maletas eran muy pequeñas y con muy poco caminábamos para Benidorm todos juntos. Recuerdo que por las mañanas mi abuela siempre nos salía con el mismo refrán venga chicas que a quién madruga Dios le ayuda, y la verdad que siempre tenía razón ya que pillábamos la primera línea de la playa y de allí ya no nos movía nadie, mi madre se llevaba la comida y en nuestras hamacas pasábamos todo el día jugando con la arena. La verdad es que son muy buenos recuerdos los que tengo de mi infancia recuerdo que después de cenar si no nos apetecía mucho salir a pasear porque estábamos cansados de la playa nos sentábamos con ella y nos decía un montón de refranes que a todos nos gustaba y estábamos tan agusto.

Es verdad que según ha ido pasando el tiempo aunque nos siguen gustando no es lo mismo que cuando eres pequeña, que los ves de otra manera y hay muchos que te hacen mucha gracia. Por ejemplo a mí personalmente el que me gustaba mucho era el de no por mucho madrugar amanece más temprano que es justo lo que yo le decía a mi abuela en Benidorm cuando nos llamaba tan temprano. Siempre le decíamos no ves que por muy temprano que te levantes el sol sale a su hora, pero ella ya estaba acostumbrada y se reía. Son muchos los refranes que conoce algunos seguro que no los habéis oído, en casa muchas veces me dice que le busque la pagina de http://www.refranesysusignificado.net/ y le gusta que por las tardes le lea unos poquitos, me quedo asombrada porque en la mayoría sabe su significado sin que yo se lo diga, la verdad que se convierten en momentos entrañables que no olvidare jamás y desde luego no dejaré que mis hijos crezcan sin conocer los refranes que mi abuela a mi me enseñó, refranes llenos de sabiduría que sabe colocar muy bien en cada una de las conversaciones que suele tener conmigo, y de la que estoy muy orgullosa.