Falsas creencias en cuanto a la eliminación del tatuaje

1- Expectativas poco realistas.

Muchos clientes acuden a nuestro centro de eliminación de tatuajes pensando que será tan fácil como retirar el maquillaje de la piel.  Cuando nos sometemos  al proceso de borrado de un tatuaje con láser no siempre nos aseguraremos la eliminación total de este.

Por muy buena que sea la maquinaria dependiendo de la zona en la que se encuentre o la cantidad de tinta que se haya usado puede pasar que este solamente quede parcialmente desvanecido tras varias sesiones.

Y si encima no acudimos a profesionales especializados lo más seguro es que nos queden (en el mejor de los casos) sombras del tatuaje o incluso cicatrices.

2- Una sola sesión  alcanza.

Ni el láser más potente consigue eliminar  cualquier tipo de tatuaje en tan sólo una sesión.El número de sesiones requeridas no se podrá predecir ni en la consulta inicial, todo dependerá de  cómo vaya reaccionando nuestra piel.

Se podrá hacer una estimación en base a la experiencia que tenga el profesional, pero nuestras características individuales influirá mucho en el número de sesiones que necesitemos, en algunos casos bastará con tres para eliminar el tatuaje completamente y en otras tendremos que alcanzar incluso la docena.

3- ¿Puedo acortar los tiempos intermedios entre sesiones?

No, este tiempo es un factor clave para la recuperación de nuestra piel. Si volvemos a recurrir al láser demasiado pronto aumentaremos con total seguridad el riesgo de los efectos secundarios (que los hay).

Una piel irritada es más proclive a irritarse más fácilmente o incluso a padecer ampollas o heridas abiertas que  si no cicatrizan bien nos dejarán señales de por vida. Por lo tanto no te arriesgues por querer correr y asegurate de que hayan pasado al menos unas seis semanas entre sesión y sesión.

De nada valdrá si acortas el tiempo y tu piel se irrita, porque después tendrás que esperar más tiempo a que esta se cure para la  siguiente sesión.

4-  La ubicación del tatuaje no importa.

Quién te diga que la ubicación no importa en realidad te está intentando vender el producto y no está pensando en un buen resultado. Los tatuajes que están situados en zonas como los brazos o piernas ya que estas se sitúan más lejos del corazón.

¿Qué tiene que ver el corazón con todo esto? El láser descompone la tinta que se libera al  torrente  sanguíneo y de ahí va a parar a los riñones que la eliminan como al resto de toxinas de nuestro organismo.

Cuanto más esté alejada la zona del tatuaje de una buena circulación más tardará nuestro organismo en eliminar la tinta.

5- Tatuajes profesionales o amateur no tienen que ver.

El éxito de la eliminación depende también y por muy extraño que parezca  en gran medida del tatuaje en sí. La profundidad de la tinta y los colores que se hayan utilizado deberán tenerse en cuenta para un buen resultado.

Si estamos hablando de profesionales estos están en capas más profundas y más saturados de  tinta y por lo tanto son más difíciles de borrar (teniendo  en cuenta que cuando acudimos a un centro de tatuajes queremos que este permanezca como nuevo el mayor tiempo posible).

6- El equipo de borrado láser que se utilice da igual.

Encontraremos que en los diferentes centros de eliminación de tatuajes en Madrid  también hay diferentes equipos, las máquinas cuentan con diferentes longitudes de onda láser para poder eliminar los diferentes colores y no todos los centros tendrán la máquina adecuada para ti.

7. No hay efectos secundarios.

Es bastante más común de lo que pensamos que se produzca una hiperpigmentación o hipopigmentación de nuestra piel, efecto que se  irá desvaneciendo en el año siguiente.

Las infecciones, las quemaduras y los cambios de las texturas también son posibles efectos secundarios sobretodo si no acudimos a profesionales o no seguimos al pie dela letra las indicaciones tras el borrado del  tatuaje.