El sistema de salud en México

México es un país de ingresos medios con una población cercana a los 112 millones de habitantes, con una edad media de 26 años, una tasa de mortalidad infantil de 14,7 muertes por cada 1.000 nacidos vivos y una esperanza de vida media en 2009 de 75,3 años. El perfil epidemiológico refleja una doble carga de mala salud: por un lado, la agenda inconclusa caracterizada por la pobreza, el uso de agua no potable y las malas condiciones sanitarias, que provocan infecciones, desnutrición y problemas de salud reproductiva; por otro lado, los desafíos ya surgidos que representan los estilos de vida insalubres (el tabaquismo, el consumo de alcohol, las dietas inadecuadas y el sedentarismo) y sus enfermedades no transmisibles asociadas. Es muy fácil pedir una cita en el ISSSTE en México.

La atención de la salud en México es proporcionada por instituciones públicas, entidades privadas o médicos privados. La atención de la salud prestada por organizaciones privadas funciona en el sistema de mercado libre y está a disposición de quienes pueden pagarla. Ese es también el caso de la atención de la salud que se obtiene de médicos privados en su consultorio o clínica privada.

Por otra parte, la prestación de la atención de salud pública se realiza mediante un elaborado sistema de suministro y prestación establecido por el Gobierno federal de México. En 2012, México instituyó la atención médica universal. Los hospitales privados representan dos tercios de todos los hospitales de México (con 2.988 instituciones).la atención se paga principalmente “de bolsillo, por lo tanto, todavía queda mucho por hacer en materia de acceso, calidad, cantidad, prevención, innovación, etc.La atención de la salud en México se presta a través de sistemas públicos (véase el detalle a continuación) que son en gran medida independientes unos de otros. La afiliación se basa en la situación laboral de cada uno. La portabilidad -el derecho a acceder al tratamiento de un sistema para los pacientes que pertenecen a otro- es extremadamente limitada.

La atención en los distintos sistemas varía, con diferentes fórmulas de medicamentos y dispositivos, normas de atención y tiempos de espera para el servicio.  En general, el sistema de atención de salud está subfinanciado. México gasta alrededor del 6,2% del PIB en atención de salud, mientras que el promedio de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) es del 9,6%. De este gasto comparativamente pequeño, aproximadamente el 45% es gasto de bolsillo.

Los mexicanos con mayor seguridad financiera pueden buscar tratamiento en consultorios privados. Además, los gastos administrativos, que ascienden aproximadamente al 10%, son superiores a los de la mayoría de los países de la OCDE. Esencialmente, México gasta muy poco en atención médica y gasta sus limitados recursos de manera deficiente.

La atención sanitaria pública en México La atención sanitaria pública tiene un elaborado sistema de prestación y suministro instituido por el Gobierno mexicano. La atención pública está total o parcialmente subvencionada por el gobierno federal, dependiendo de la situación laboral de la persona (español: derechohabiente).  El Seguro Popular de la Secretaría de Salud ofrece cobertura a los mexicanos que no tienen un empleo formal.

El programa cubre actualmente a más de 55 millones de personas, pero este “Seguro Popular” tiene muchas deficiencias y carece de infraestructura para cubrir a una población tan grande.   Sin embargo, los ciudadanos empleados y sus dependientes pueden utilizar el programa administrado y operado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). El programa del IMSS es un sistema tripartito financiado a partes iguales por el empleado, el empleador privado y el gobierno federal. Hay 58 millones de personas cubiertas por el IMSS. El IMSS no presta servicios a los empleados públicos, sino que éstos son atendidos por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), que atiende las necesidades de salud y atención social de los empleados del gobierno: locales, estatales y federales. Hay casi 13 millones de personas cubiertas por el ISSSTE. Los gobiernos estatales de México también proporcionan servicios de salud independientemente de los que proporcionan los programas del gobierno federal. En la mayoría de los estados, el gobierno estatal ha establecido una asistencia sanitaria gratuita o subvencionada para todos sus ciudadanos.  La Secretaría de Salud es la mayor institución de salud pública, operando 809 hospitales en todo el país. El IMSS otorga atención y servicios hospitalarios a los ciudadanos empleados y sus dependientes y tiene 279 hospitales afiliados a él. El ISSSTE otorga atención y servicios hospitalarios a los empleados del gobierno y tiene 115 hospitales afiliados. También hay 9 dependencias gubernamentales, incluyendo las Instalaciones Estatales, la Secretaría de Defensa Nacional, la Marina de México, Petróleos Mexicanos (PEMEX) y la Cruz Roja.  Los hospitales se extienden sobre un territorio de 761.600 millas cuadradas (1.973 millones de km²). Así pues, la infraestructura hospitalaria pública se basa en una vasta red de pequeños hospitales. Más del 50% de los hospitales públicos tienen menos de 50 camas.