Una nueva vida para los móviles

Las Fiestas son una excusa para actualizarnos. Si no hemos acertado con los regalos de Papá Noel, los Reyes Magos pueden ayudarnos a deshacernos de todo aquello que no queremos y actualizarnos para este nuevo Año que está empezando.

Deshacernos de lo viejo es una tradición cada vez más habitual: cambiar la decoración, hacer más ejercicio, perder peso… son deseos recurrentes cada año nuevo. Muchos de ellos no acaban de cumplirse ni siquiera de empezar. Pero si podemos cumplir alguno de esos deseos: deshacernos de lo viejo, como, por ejemplo, vender móviles viejos que ya no funcionen con la llegada del año nuevo.

Una forma fácil de conseguir un dinero extra

El smartphone se ha convertido en una herramienta indispensable en nuestras vidas: en un mundo cada vez más interconectado y volátil, las nuevas tecnologías evolucionan a pasos agigantados haciendo que los que era una novedad hace un par de meses en la actualidad haya quedado obsoleto.

Vivimos en una sociedad donde no podemos concebir nuestra vida sin un smartphone, sin whattssapp o sin poder conectarnos a las Redes Sociales. Sin embargo, echando la vista atrás, la situación era totalmente distinta.

La búsqueda del móvil “vintage”

A pesar de vivir en un mundo dominado por los smartphones, los móviles “vintage” han encontrado su hueco en este mercado. Los modelos antiguos se han convertido en auténticas piezas de coleccionista, donde sus defectos se han transformado en virtudes.

El negocio de lo viejo o “vintage” no ha dejado de crecer: la celebración de mercadillos y ferias de materiales de segunda mano es una opción que gusta a mayores y no tan mayores. No solamente se han convertido en una pieza d coleccionista: son muchas las operadoras de telefonía móvil que aceptan viejos aparatos y que incluso ofrecen una remuneración a cambio de ellos.

El reciclaje

Vender o deshacernos de un móvil viejo puede ayudarnos a salvar vidas. Campañas de Amnistía Internacional recogen estos viejos aparatos  y los reciclan evitando que sus elementos contaminen el medio ambiente y reciclando el coltán, elemento fundamental para el funcionamiento de los smartphones y que genera conflictos internacionales como la guerra en la República Democrática del Congo.

El reciclaje puede ayudarnos a crear un mundo mejor. Según datos de la Agencia de Protección Medioambiental de EEUU por cada millón de teléfonos móviles reciclados, que pesan unas 70 toneladas, se pueden recuperar 16 toneladas de cobre, 350 kilos de plata, 34 kilos de oro y 15 kilos de paladio.

En un mundo cada vez más consumista, el reciclaje puede ayudarnos a reducir la cantidad de emisiones de gases efecto invernadero, proteger nuestros suelos y ríos evitando que los residuos se acumulen en nuestros ríos y mares.

Los recursos de nuestros planetas son limitados. Y reciclar puede ayudarnos a preservarlos. Un hábito tan sencillo como deshacernos de nuestros viejos móviles puede ayudarnos a crear un futuro mejor para nuestros hijos.

DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA