Archivo de la etiqueta: abogados negligencias medicas

abogado para negligencias medicas

Burn Out, un síndrome clave en las negligencias médicas

Hay muchos factores relacionados con las negligencias medicas. Somos humanos y por lo tanto no podemos tener la precisión de una máquina a la hora de detectar o tratar una dolencia. Es de humanos errar, pero hay fallos que pueden costar una vida o hacer que una persona sin problemas graves de salud acabe con una incapacitación de por vida.

Un mal diagnóstico, la falta de minuciosidad puede hacernos pasar por alto algún detalle importante, un olvido en el quirófano, la equivocación en la prescripción de medicinas o un diagnóstico dado de forma errónea (que cause un trauma al paciente) son todas ellas negligencias que podremos reclamar con la ayuda de un abogado para negligencias medicas. Puedes ponerte en contacto con www.atlasabogados.com

Dentro de estas, los factores que suelen fomentarlas son la situación del centro de salud (horarios, falta de medios, poco tiempo para atender a cada paciente, falta de personal) o las personales de cada médico (situación emocional, falta de sueño).

Como factor importante hay un síndrome conocido como Burnout que influye exponencialmente en posibles fallos.

 

¿Qué es?

Se trata de un síndrome laboral, llamado “síndrome del quemado” y es un trastorno emocional vinculado con el trabajo, el estrés de este y el estilo de vida del empleado.

Este tipo de estrés laboral cursa con agotamiento físico, emocional o mental que influye negativamente en la autoestima. Se trata de un proceso paulatino en el cual los facultativos pierden el interés en su trabajo, el sentido de responsabilidad y hasta tienen depresiones.

Es un síndrome que si no se diagnostica y previene a tiempo puede tener consecuencias muy graves a nivel físico y psicológico para el que lo sufre y para sus pacientes y compañeros.

Fue descrito por primera vez en 1969 en oficiales de policía. Freudenberger hizo más popular al síndrome en 1974.

Maslach y S. Jackson 1986 lo definieron como “un síndrome de cansancio emocional, despersonalización, y una menor realización personal que se da en aquellos individuos que trabajan en contacto con clientes y usuarios”.

 

¿Como lo podemos reconocer?

Entre los síntomas más comunes encontramos la depresión y la ansiedad. Suele afectar de mayor manera a aquellas personas que han elegido su trabajo de manera vocacional.

En un principio las manifestaciones sólo estarían focalizadas en la vida laboral pero se extenderán progresivamente a todas las situaciones, vida social y familiar terminarían por “contagiarse”.

Las causas que originan este síndrome son los altos niveles de estrés en el trabajo, las cargas excesivas, la ausencia de apoyo en el entorno o las malas relaciones con compañeros y superiores.

La poca autonomía, la falta de tiempo de organización y la progresiva desmotivación (en casos en los que el médico vea que no puede hacer más por su paciente).

El agotamiento, la despersonalización, las manifestaciones de estrés a nivel fisiológico están directamente relacionadas con una disminución de la eficiencia en el trabajo.

Si tenemos personal que duerme poco, que se encuentra cansado, desmotivado, tiene falta de atención y sufre de baja motivación por su trabajo será muy probable que cometa errores en su trabajo.

Una persona que no se siente apegada a sus pacientes ni compañeros terminará “cosificandolos” y por lo tanto teniendo faltas de empatía con ellos. Dentro del quirófano no tendrá los suficientes reflejos para actuar con rapidez.

Errores como olvidarse material quirúrgico dentro del cuerpo de los pacientes o entrar en “bloqueo” cuando estos sufren una parada cardio-respiratoria, podrían ser causa del Burn Out. Si esto pasa, el paciente podrán  poner una reclamacion por negligencia medica.

Las historias clínicas se convertirán en mero papeleo, haciendo que detalles clave se puedan pasar por alto, como por ejemplo que un paciente es alérgico a determinado medicamento.

Por lo tanto para evitar posibles negligencias medicas es imprescindible el correcto seguimiento, diagnóstico y prevención de este síndrome dentro del personal sanitario.