Seguridad y calidad alimentaria: ¿por qué debe ser la prioridad?

seguridad y calidad alimentaria

A la hora de embarcarse en el exigente mundo del sector de la gastronomía, se suele poner toda la atención en aspectos tales como el nombre, el estilo, la apariencia, entre otros y se ignora lo relacionado con la seguridad y calidad alimentaria. Dicho elemento, también es determinante en el éxito de un negocio, puesto que permite ofrecer un servicio de alto nivel, capaz de responder a las exigencias del consumidor.

Una de las mejores formas de asegurar que se ofrezca un producto apropiado para el consumo, es superando las diferentes amenazas que alteran la calidad de los alimentos. Entre ellas, destacan el uso de equipos y materiales inapropiados, ineficacia del procedimiento de almacenamiento, embalaje y distribución, y la contratación de personal inexperto.

De lo anterior se desprende, la necesidad de poner en marcha medidas preventivas orientadas a maximizar los niveles de calidad y proteger tanto al personal como a los consumidores finales. Esto implica, ejecutar buenas prácticas al momento de manipular los alimentos, comprobar la salud individual de los trabajadores y dedicarles espacios de formación profesional.

De igual forma, se debe diseñar un apropiado sistema de selección, aprovechamiento y manipulación de los productos, verificar el buen estado de los materiales y establecer reglas que se adecuen a los requisitos higiénicos y sanitarios previstos en las normas locales e internacionales.

El descuido en la atención a los aspectos antes mencionados, podría traer como consecuencia, un deterioro notable en la calidad de los productos que se ofrecen. Esto no solo significa un riesgo para la salud de los consumidores, además, pone en peligro la operatividad de la empresa.

A propósito de lo anterior, es oportuno resaltar la influencia que la calidad ejerce en la opinión que los clientes tienen sobre una determinada compañía. Ningún esfuerzo publicitario es capaz de compararse con el impacto que ella tiene, porque es el atributo que más se valora en la prestación de un servicio.

En virtud de ello, las empresas relacionadas con esta industria, deben ser las primeras en prever la seguridad de los alimentos, ya que solo así podrán garantizar la calidad de estos. De esta manera, satisfacen las exigencias de los consumidores y procuran la obtención de mayores beneficios económicos.