Google comenzará a competir en igualdad de condiciones en la búsqueda de compras en Google

Tras una multa de 2.700 millones de dólares impuesta por la Comisión Europea en junio pasado, el gran jefe al que debemos las horas en posicionamiento web y SEO, Google, ha aceptado cambiar la forma en que muestra los resultados de las búsquedas en Europa. En respuesta a las afirmaciones de que Google clasifica su propio servicio de compras por delante de otros, el gigante de la búsqueda dice que comenzará a competir en igualdad de condiciones.

A medida que se van introduciendo estos cambios, Google sigue apelando a la sentencia de la Comisión Europea de que Google Shopping tiene una ventaja injusta en los resultados de búsqueda. Google se ve obligada a hacer cambios, tanto si cree que la afirmación de la Comisión es cierta como si no.

La Comisión Europea concedió a Google un plazo de 90 días para efectuar un cambio antes de enfrentarse a nuevas sanciones. Ahora es el final de ese plazo de 90 días.

¿Qué va a cambiar?

Anteriormente, los anuncios de productos mostrados en el carrusel de compras provenían de Google. Ahora, los anuncios de productos comenzarán a mostrarse en función de las subastas. El aspecto de los anuncios de producto también ha cambiado ligeramente, una línea de texto se ha añadido a la parte inferior de cada unidad de anuncios para indicar quién ganó la subasta. Es posible que los anuncios de Google sigan apareciendo en el carrusel, pero ahora compite en la subasta contra otros comerciantes como empresa independiente.

¿Esto complacerá a la Comisión Europea?

Es demasiado pronto para saber si estos cambios serán suficientes. Todavía se puede argumentar que los bolsillos profundos de Google seguirán dando a la empresa una ventaja. Google tiene los medios para superar virtualmente a cualquier competidor en una subasta de anuncios.

Si Google termina siendo un licitador particularmente agresivo, entonces los precios podrían llegar a un punto en el que las empresas ya no puedan permitirse el lujo de anunciarse.

La Comisión Europea supervisará los efectos de estos cambios, sospecho que en los próximos meses sabremos más.