Como devolverle a tu coche algunas prestaciones sin gastar demasiado

ultimosdesguaces4

La actualidad se empeña en demostrarnos, de forma terca, que la crisis es omnipresente y que sus raíces llegan a todo lo que huele a día a día. Nos hemos habituado tanto a la actual situación financiera que no es sorprendente que todo lo que hacemos esté supeditado a gastar poco y obtener mucho rendimiento. Lo que traducido al castellano viene a decir que lo que más tenemos que mirar a la hora de hacer cualquier gasto es, sin duda, el equilibrio entre lo que nos piden y la calidad que nos ofrecen.

Si lo dicho hasta ahora tiene importancia en lo tocante a ciertas inversiones más o menos onerosas, como por ejemplo adecentar una habitación para los niños o quitarnos algún problema de humedades o goteras de nuestra vivienda ahora que viene el frío, en otras circunstancias lo del ahorro es más que necesario. Y una de esas situaciones es el arreglo de un coche que ha decidido dejar de funcionar.

Vale, de acuerdo, admitámoslo: somos personas que saben vivir sin las cuatro ruedas, estamos concienciados con los problemas medioambientales que provocan los humos de los tubos de escape y somos de los que no protestan cada vez que en Madrid, y debido a la contaminación, limitan la circulación a 70 kilómetros por hora. Pero también es verdad que no podemos dejar nuestro vehículo aparcado, porque es que realmente lo necesitamos para ir a trabajar o para hacer la compra. De ahí que si se avería deberíamos tener claro cómo actuar para no incurrir en un gasto escandaloso.

La primera opción que se nos ocurre es la de las piezas de ocasión, puesto que la Red de redes se ha ido poblando de desguaces virtuales que más o menos brindan la oportunidad, por poco dinero, de obtener un repuesto con cierta calidad. A los sitios veteranos como www.tudesguace.com se han ido sumando muchos otros que han permitido la diversificación del sector, así que ahora es relativamente fácil lograr un repuesto que tenga cierta autonomía, una garantía por escrito y un precio que pueda convencernos.

Sin embargo puede ocurrir que no seamos de comprar cosas de segunda mano porque no nos fiamos de su viabilidad, así que lo más pertinente es acudir a la segunda opción que tenemos para ahorrar: el plan PIVE. Estamos en la octava edición y, al parecer, la última. Ha sido un estímulo verdadero para los concesionarios, que llevan 27 meses de subida en las ventas y casi un millón de unidades matriculadas, lo que ha permitido la renovación del parque móvil.

En cualquier caso, decidas reparar el coche con piezas usadas, decidas comprar un vehículo nuevo aprovechando las ventajas que todavía hay para ello, lo importante es que hagas economías a la hora de recuperar tu vehículo, que ya sabes que la crisis es lo que nos pide…