Carpas para eventos

Carpas para eventos: útiles y prácticas

Carpas para eventos

Muchos son los tipos de eventos que pueden desarrollarse a lo largo del año en una ciudad y es que así ésta ofrezca un estilo de vida tranquilo o convulsionado, las personas siempre necesitarán de espacios de esparcimiento que les permitan reunirse con amigos y familia. Es así como las carpas para eventos constituyen uno de los primeros encargos para instalar una feria.

Hay carpas de diferentes dimensiones y en consecuencia puede ser muy sencillo disponer de ellas en espacios más o menos extensos, lo cierto es que, si se ha medido bien el terreno, se pueden agrupar pasillos enteros con exhibiciones o marcas maravillosas que no necesiten mayor número de metros y otros en donde se coloque a los oferentes con productos grandes.

Pero, además de contar con estas estructuras que serán ocupadas por los vendedores que darán vida a la feria, los organizadores, comité de logística o incluso aquellos encargados de musicalizar o realizar eventos alternos que amenicen el encuentro deberán tener su propia carpa para resguardarse.

La ventaja real  está en que se pueden contratar diferentes tipos de carpas en base a la necesidad o conjunto de necesidades que desee cubrir la feria, esto partirá del tipo de productos a exhibir y hasta de la cantidad de visitantes que se espera acudan a comprar.

Para aquellos que ya tienen alguna experiencia en la planificación de ferias, resulta muy interesante poder contratar infraestructuras de diferentes tamaños y esto se debe a dos motivos fundamentales. El primero tiene que ver con el más óptimo aprovechamiento del espacio disponible para abarcar con el evento.

En segundo lugar, el coste del alquiler que se cobrará a cada expositor o vendedor será medido sobre la cantidad de metros cuadrados que desee pagar, pudiendo elegir entre las estructuras sencillas o aquellas que pueden albergar varios equipos o mobiliarios grandes o recibir la visita de varias personas al mismo tiempo.

Al final del evento y después que todos los expositores han empacado sus equipos y mercancías, resta contactar a la empresa que ha dotado las carpas para que realicen el desmontaje, proceso que no significará un quebradero de cabeza en ningún momento si dejas que los expertos se encarguen.