CALDERAS QUE FUNCIONAN CON LEÑA

Las calderas que funcionan con de leña representan un avance a la modernidad y una alta tecnología, brindando a su vez un elevado rendimiento y comodidad al usuario.

Es común pensar que el uso de la leña es algo anticuado y desactualizado para la época, sin embargo es todo lo contrario; actualmente grandes corporaciones y empresas van dejando de lado los tradicionales aparatos de calefacción, marcando su rumbo hacia el concepto de biomasa.

Esta caldera es un aparato con la electrónica de vanguardia cuando de biomasa se trata, con un rendimiento por encima del 90%, mientras que las calderas convencionales solo alcanzan un rendimiento cercano al 50%, lo que eleva el confort, dado que no es necesario estar revisando constantemente el nivel de combustible, de esa manera reduciendo las demanda del mismo, consiguiendo un excelente ahorro económico.

Pero, ¿qué es la biomasa? La biomasa como concepto de energía renovable implica el uso amplio de elementos o residuos de origen animal o vegetal, que pueden ser utilizados a fin de servir de alimento de combustión para artefactos como calderos y estufas. Algunos de los elementos considerados como combustible-biomasa para el uso en calderas son: astillas de madera y aserrín, leña, granos de cereales, residuos agrícolas, cascaras de frutos secos, entre otros.

Los beneficios de las calderas a leña representan un avance en materia de gestión medioambiental, aportando así calefacción de calidad a habitaciones, viviendas, oficinas o locales comerciales a través del uso de material de desecho como fuente de energía renovable.

Cómo funcionan

La caldera consta de dos compartimentos superpuestos, cada uno con su tapa. En el compartimiento superior se coloca el combustible sobre una parrilla. En el inferior caen las cenizas del combustible-biomasa. Por este último compartimento entra el aire necesario para la combustión y los humos salen por un conducto (humero o chimenea).

Ventajas

  • Supone una fuente de energía inacabable no perjudicial ni detractora del medio ambiente, aportando así un gran logro a la conservación y cuidado de la Capa de Ozono.
  • Ya que es una fuente de energía renovable, disminuye la dependencia de los combustibles fósiles.
  • Amplia variedad de combustibles de origen vegetal y orgánico aptos para consumo de la caldera.

Desventajas

  • El rendimiento de las calderas de biomasa demuestra cierto nivel de inferioridad en relación al nivel de las caderas que usan un combustible más tradicional como el gas y gasoil.
  • Comprenden sistemas de alimentación de combustible y eliminación de cenizas más complejos, y por lo tanto los costos de limpieza y mantenimiento son un tanto más elevados.

 

Los precios de las calderas de biomasa oscilan desde los 1.000 euros en adelante, contando con una extensa cantidad diferentes modelos para todo tipo de ambientes, desde la comodidad del hogar, hasta la oficina o empresa.