aliviadero helicoidal

Aliviadero helicoidal – Un humilde sistema con muchas prestaciones

 

Cuando se piensa en plantas industriales que manejan grandes volúmenes de líquidos, el término aliviadero helicoidal no viene a la mente como uno de los requisitos necesarios de funcionamiento. Pero, este dispositivo milenario ha ayudado de manera especializada y vital al desarrollo de las sociedades. Para entender mejor su principio, vale la pena estudiar las palabras que lo componen y su significado.

¿Qué es un tornillo helicoidal? Es un aparato que permite subir agua a través de un cilindro; es decir, al tratarse de un sistema cerrado donde un eje gira sobre sí mismo, se pueden elevar fluidos por encima de su altura, con poco esfuerzo por parte del operario. Una acción muy apreciada porque no siempre es posible valerse de la gravedad para mover el preciado líquido.

¿Cuál es la función de un aliviadero?

Esta es una técnica que facilita drenar, de forma segura y automática, un contenedor de líquidos a punto de superar su capacidad. En ocasiones, las consecuencias de dejar que el nivel alcance el valor máximo son fallas serias con gran impacto económico o de otros tipos.

Algunos ejemplos de estos aparatos serían los que se colocan en las presas, y dejan pasar lentamente cualquier exceso. Asimismo, existen agujeros en la parte alta de los lavamanos que redirigen el agua a las tuberías para evitar los desbordes en caso de un bloqueo en la salida.aliviadero helicoidal

¿Cómo se combina un tornillo sin fin con un aliviadero?

Al diseñar un dispositivo con ambos principios se tiene un sistema de amplio uso en las plantas de tratamientos de aguas residuales. En esa aplicación, se agregan rejillas y tamices que además sirven de filtros de las sustancias sólidas flotantes en el fluido alimentado.

De este modo se obtiene una maquinaria práctica, que se usa durante el transcurso normal de las operaciones; un paso más de limpieza y potabilización. También, se le suele localizar en posiciones estratégicas que permiten activarlos en situaciones de emergencia. Por ejemplo, si las lluvias continuas provocan un fuerte caudal, un aliviadero helicoidal desvía el exceso a tanques auxiliares. De lo contrario, podrían ocurrir fallas que contaminarán las instalaciones.